Alcance de la reforma a la ley laboral en materia de subcontratación.

El pasado 24 de abril fue publicada la reforma de diversos ordenamientos jurídicos, referentes a la subcontraración destacando principalmente:

  • I. La prohibición de los esquemas de outsourcing como regla general.
  • II. La excepción a esta disposición, siempre que se trate de un servicio especializado.
  • III. La existencia de un registro para las empresas que prestarán servicios desubcontratación o especializados.
  • IV. Que se permite la prestación de servicios complementarios y especializados entre empresas de un mismo grupo empresarial que se equipararán a un servicio especializado.

Pro Meritum apoya a los jóvenes universitarios de manera ética, limpia y transparente llevando a cabo prácticas profesionales, bajo una estructura estrictamente educativa donde no existe una subordinación, remuneración o prestación alguna equiparable a una relación de trabajo.


¿Cómo nos alineamos a la Reforma Laboral?

Marván, González Graf y González Larrazolo, S.C., firma jurídica con más de 70 años de experiencia, especializada en litigio, conflictos colectivos y asesoría laboral para el sector empresarial, representando intereses de compañías nacionales e internacionales, organismos gubernamentales y descentralizados ante las autoridades del trabajo aclara queen términos de lo que ha quedado explicado en la presente opinión, la figura de subcontratación o outsourcing, ha sido prohibida.

Algunos esquemas de contratación de personal se han tratado de justificar a través de empleados que han sido nombrados becarios; sin embargo, como hemos expuesto, la figura de becarios no depende de la denominación que se le dé al trabajo de jóvenes, sino al sustento que tengan, a saber: (1) que sean estudiantes, (2) que la actividad sea por un tiempo definido, (3) el reclutamiento mediante una institución establecida exclusivamente para este fin y (4) la celebración de convenios con instituciones de educación.

En caso de que el personal sea puesto a disposición de las empresas sin cumplir con estas obligaciones básicas, estarán sujetos a las reglas de la subcontratación, y con ello, a las reglas de especialización del servicio y demás disposiciones inherentes.

El trabajo y la subcontratación se significan por la subordinación que tienen al patrón o al beneficiario de los servicios. Por otra parte, un becario se significa por su participación en las empresas, para poner en práctica los conocimientos que han adquirido en las diversas instituciones educativas, mediante programas establecidos.

La contratación de becarios mediante empresas de outsourcing, implicaría que las tareas de los empleados asignados bajo esta figura no pudieran prestar servicios en las actividades preponderantes de las empresas, corriendo el riesgo de ser multados y no poder hacer deducible el gasto correspondiente.

El modelo “PRO MERITUM” establece procedimientos que excluye la posibilidad de que los becarios sean considerados trabajadores o empleados subcontratados.

Como se ha mencionado, el esquema de subcontratación y las nuevas reglas aplicables a la misma, implican necesariamente la participación de personas físicas con el carácter de trabajadores.

Pro Meritum, en su calidad de Asociación Civil, vincula exclusivamente a estudiantes de instituciones con reconocimiento de validez oficial y los asigna a diversas empresas de reputación reconocida cuya actividad se relaciona con los estudios del becario permitiéndole poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Cabe señalar que el esquema de PRO MERITUM se formaliza mediante la celebración de Convenios de Colaboración Educacional y Profesional con las Instituciones Académicas en las que se encuentran activos los becarios.

Toda vez que la prestación de los servicios se encuentra encaminada hacia la formación del estudiante y no al resultado del desempeño de una actividad propia de las cadenas productivas de las empresas, consideramos que este esquema no se encuentra dentro de los alcances de la Ley Federal del Trabajo, por no ser un servicio que pueda considerarse como subordinado.

Como consecuencia de lo anterior, al no existir una relación de trabajo entre ninguna de las partes respecto de los becarios, estimamos que la reforma en materia de subcontratación no es aplicable a este esquema, en tanto que, la asignación o disposición de personal necesariamente implica a trabajadores, situación que no acontece, como se ha explicado.

Los convenios que tenga celebrados esta empresa y se materialicen bajo estas premisas, tendrán la naturaleza académica de prácticas profesionales, inclusive con asignación de personas en el domicilio del contratante.

Tomando en cuenta la literalidad de la reforma y la motivación que llevó a la misma, estimamos que las prácticas profesionales podrán seguir llevándose a cabo de la manera que lo venían haciendo bajo el esquema de becarios que ha sido estudiado en el presente análisis, por lo que, no deberá existir obligación de registro o cualquier otra relacionada con la figura de la subcontratación.

Aclaramos que la reforma establecida que tiene por objeto la eliminación de la figura de subcontratación NO AFECTA la forma de operar de la FUNDACIÓN PRO UNIVERSITARIA, A.C. y PRO MERITUM, lo anterior en virtud de que la misma jamás ha ofrecido a sus clientes figuras de outsourcing o subcontratación.

En efecto PRO MERITUM, es una Asociación Civil sin fines de lucro, que tiene como finalidad u objetos social el siguiente: “apoyar a personas de escasos recursos cuyo objetivo sea la superación personal y económica a través de la inserción en un mercado laboral, que le permitirá al beneficiario adquirir las herramientas e instrumentos necesarios para poner en práctica los conocimientos adquiridos en las instituciones de enseñanza que tengan autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios en los términos de la Ley General de Educación, asimismo su objeto es el de otorgar becas a personas que se encuentren realizando sus estudios o que hayan terminado los mismos recientemente en instituciones de enseñanza que tengan autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios en los términos de la Ley General de Educación o, cuando se trate de instituciones del extranjero, éstas se encuentren reconocidas por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, mediante concurso abierto al público en general y su asignación se base en datos objetivos relacionados con la capacidad académica del candidato”, objeto que esta en trámite de protocolización, siendo importante aclarar que PRO MERITUM, cuenta con autorización de donataria oficial por parte de las autoridades hacendarias.

Por lo anterior y en virtud de ser una asociación civil, PRO MERITUM legalmente esta facultada para apoyar estudiantes en la elaboración de sus prácticas profesionales, además de que cuenta con los convenios de colaboración con instituciones de enseñanza. En cuanto a la relación entre el becario y PRO MERITUM, ambos firman un convenio PARA EL OTORGAMIENTO DE UNA BECA, el cual de ninguna manera se equipara ni tiene los elementos de un contrato individual de trabajo, convenio que tiene por objeto coadyuvar a la formación integral de los alumnos de las Instituciones educativas, mediante el otorgamiento de una beca en favor del estudiante, para que éste realice prácticas profesionales en forma gratuita y temporal, auspiciadas por un tercero que, aprovechando su infraestructura, tecnología y experiencia, el estudiante adquiera conocimientos, al mismo tiempo que recibe un apoyo económico.

En relación con lo anterior, es importante referir que el pago de la beca, lo realiza directamente PRO MERITUM a favor de cada estudiante, pago que se documenta mediante un CFDI que cumple con todas y cada una de las disposiciones vigentes.

Finalmente, PRO MERITUM celebra con las empresas (clientes) un CONVENIO GENERAL DE COLABORACIÓN EDUCACIONAL Y PROFESIONAL, el cual tiene por objeto establecer las bases generales y unir esfuerzos para llevar a cabo actividades conjuntas de: investigación, docencia, colaboración académica, desarrollo profesional, difusión de actividades culturales, artísticas, sociales, prestación de servicio social y prácticas profesionales, de interés para las partes en los términos de las atribuciones que les confieren las leyes que los rigen y mediante programas específicos.

El convenio no implica que entre las partes haya suministro de personal o se ponga a disposición de una empresa personal de otra, también es importante aclarar que el convenio no implica contratación de servicios genéricos o especializados. Por todo lo anterior, el esquema y figura entre el cliente y PRO MERITUM no se encuentra dentro de los supuestos de la reforma recién aprobada.

El convenio celebrado entre el cliente y PRO MERITUM, no implica la prestación de un servicio y por ende no establece pago alguno o contraprestación, ya que establece únicamente el pago de donativo a PRO MERITUM, misma que tiene el carácter de donataria autorizada de acuerdo a las disposiciones fiscales aplicables.

Por todo lo anterior, resulta claro que al esquema de PRO MERITUM, no les es aplicable el contenido de las reformas recién publicadas, toda vez que la misma no presta ningún servicio.


Comunicado: Marván, Gonzalez Graf y González Larrazolo, S.C.

Comunicado: González de la Fuente Abogados


ATENTAMENTE

FUNDACIÓN PRO UNIVERSITARIA, A.C.